Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos

Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos

El ladrillo cerámico experimenta una dilatación con el agua (dilatación por humedad de obra) que se emplea durante la puesta en obra.

Naturalmente en un frente de fábrica se acusará en algún punto el efecto de la dilatación conjunta de todas las piezas.

Esta situación puede darse tanto en los muros de carga como en los cerramientos de fábrica colocados sobre estructura de fábrica y de hormigón.

  • La dilatación por humedad de obra, en frentes de ladrillo cerámico, se evidencia más en la parte baja de los paños, justo encima de la barrera antihumedad o en la base de los paños sobre estructura metálica o de hormigón.
  • Si el tamaño del paramento de la fábrica es pequeño o su movimiento no está coartado, se acusará la dilatación en las esquinas éste es de gran longitud o está embebido entre soportes de estructura se producirá un abombamiento del centro de la pared hacia su cara externa.
  • Cuando el esfuerzo de dilatación alcanza la carga de rotura aparecen entonces las grietas causadas por éste fenómeno, siguiendo una trayectoria recta vertical, más ancha en la base que en la parte superior.

En casos extremos puede alcanzar toda la altura libre del paramento e incluso las grietas pueden aparecer antes de terminar la obra.

Estas fisuras, rectas y verticales, tanto las que se producen en el centro de un paño como la de las esquinas, rompiendo los ladrillos en hiladas alternadas, además de tener su origen en la dilatación por humedad en ocasiones lo tienen conjuntamente con las variaciones dimensionales térmicas.

En los retranqueos de fachadas puede aparecer la grieta en la cara exterior de la esquina, pero la pared que forma el retranqueo ha podido sufrir a su vez un pequeño giro rompiéndose en la línea que forma el rincón.

En este caso la grieta se manifestará en la cara interior y no será visible en caso de haber cámara de aire tras el muro. Esta situación singular habrá de tenerse presente al observar esta clase de fisura.

El origen de estas grietas por dilatación se debe a la propia naturaleza del ladrillo y al intervalo entre cocción y puesta en obra.

El ladrillo tiene una dilatación irreversible a la salida del horno, que sigue durante años, aunque la mayor parte tiene lugar en los tres primeros meses.

Si la puesta en obra se realiza en pocos días, es fácil deducir que aún le queda al ladrillo una importante expansión que desarrollar.

Por otra parte, el ladrillo de arcilla, como muchos materiales porosos de construcción, aumenta de dimensión en el incremento de contenido en agua, con variaciones en general imperceptibles, pero con efectos a veces importantes.

La absorción, incluso en forma de vapor de agua puede llevar a una dilatación permanente de elevada cuantía, produciendo las fisuraciones descritas.

La dilatación puede ir asociada a efectos térmicos. En este sentido la recuperación de la posición primitiva por enfriamiento es poco factible debido a la reducida resistencia a tracción del ladrillo.

Daños causados por humedad del terreno

Un caso típico es el que afecta a la barrera antihumedad en el muro, que puede perder su eficacia si está rebasada en altura por tierra amontonada en el exterior, que acumulará el agua de lluvia o absorberá humedad del terreno, transmitiéndola al ladrillo y aparecerán humedades en el interior.

Cuando hay cámara de aire los restos de obra que hayan podido quedar depositadas en el interior de ésta harán de transmisores de humedades al interior, tanto de las procedentes del terreno como las de lluvia, perdiendo igualmente su eficacia las barreras antihumedad.

Respecto a las naturalezas de ciertos ladrillos, en general la presencia de una excesiva cantidad de agua en un edificio es responsable del mayor número de defectos a su vez de deterioros de los materiales.

En el caso del ladrillo, sus características favorecen la retención de agua durante u período de tiempo aceptable.

Si el ladrillo tiene sulfatos solubles de sodio, magnesio o calcio, en su composición, ejercen una acción química con la humedad sobre el cemento portland, produciendo un aumento considerable de volumen en los morteros, dilatándolos, fragmentándolos y originando grietas originales en una o varias hiladas, junto con signos de disgregación de los mismos.

La dilatación puede llegar a un cm. Por cada metro de altura del paramento, haciendo aumentar la altura del edificio.

Para que se produzca esta acción es necesaria abundante aportación de agua, es decir, zonas de fábrica que reúnan estas características: antepechos (agua que resbala bajo los mismos), zonas no soleadas o cerramientos de jardín.

En revoques gruesos, con fisuras con retroacción, la fisura deja pasar agua al ladrillo y si éste tiene sales se producirá igualmente el efecto descrito.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Dilatación Por Humedad De Obra En Los Ladrillos”

Lesiones En Cerramiento De Ladrillo

Lesiones En Cerramiento De Ladrillo

La fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de ladrillo en la estructura de hormigón o acero.

Se diferenciarán las lesiones originadas en el proceso de construcción y primera etapa de la vida del edificio, de aquellas que se producen a lo largo del tiempo, ya que las primeras suelen revestir menos gravedad y son de tratamiento más fácil que la segunda.

Retracciones que se producen en el ladrillo silico-calcáreo y en bloques de hormigón

Tanto el ladrillo de sílice como el hormigón fresco sufren una retracción en el fraguado y endurecido, que se acusa en los elementos construidos en ellos en el período inicial de vida del edificio.

Aparecen fisuras que en parte son inevitables y son consecuencia de las fuerzas internas que se generan durante el proceso de secado del agua de obra.

Generalmente esta fisuración es superficial, tiene fácil reparación y a la larga no origina defectos graves.

Como acción complementaria, el CO2 del aire produce una carbonatación de los productos porosos del cemento Portland, originando una contracción que se muestra en fisuras cuya magnitud varía por la acción del antedicho proceso de secado.

En su forma de manifestarse aparecen grietas en las franjas verticales entre ventanas en paños de ladrillo o bloques de hormigón y pueden ser verticales rompiendo los ladrillos alternos, verticales siguiendo las juntas en forma dentado, o diagonales escalonadas.

Además de la contracción individual de cada ladrillo o bloque, en los que la magnitud del fenómeno es mayor con materiales nuevos, contribuye a la fisuración y a la forma de ésta el tipo de mortero empleado.

  • Con mortero pobre la contracción individual no se transmite y aparecen finas grietas alrededor de cada ladrillo.
  • Si el mortero es rico se producirá una grieta vertical contorneando las piezas.
  • Si el mortero es muy rico, como la contracción no será individual ni independiente, se romperán piezas para formar una línea vertical.

Las grietas se producirán pocas semanas después de la construcción y aumentan durante dos o tres años, siendo el mayor crecimiento durante el primer año.

Su anchura puede variar e incluso llegar a cerrarse, dependiendo del tiempo según sea seco, caluroso o húmedo.

Este movimiento que hace que las grietas se adapten a los cambios de tiempo se ha de prever para el material de relleno y tapado cuando se lleven a cabo los trabajos de reparación, pues ha de evitarse que las grietas puedan constituir, con el paso del tiempo, vías de penetración de humedades y hongos al interior del edificio.

En definitiva, los paños en los que aparecen estas fisuras están creando unas juntas de dilatación naturales, y las molestias que origina este problema pueden preverse de antemano haciendo juntas de dilatación adecuadas y teniendo en cuenta tanto la naturaleza del ladrillo como el tipo de mortero.

Retracción originada en elementos estructurales de hormigón

Ahora veremos las fisuras que tienen su origen en la estructura de hormigón en los casos en que la fábrica actúa como cerramiento.

El hormigón de soportes, jácenas y vigas, experimenta una retracción durante su fraguado y endurecimiento, cuyo resultado es una contracción dimensional que aumenta, en el caso de los pilares, con la entrada en carga.

Este proceso de retracciones típico de las construcciones de hormigón cuya puesta en obra se realiza en otoño, debido a la influencia estacional.

Un hormigón puesto en primavera desarrolla esfuerzos de tracción debidos a la retracción, y esfuerzos de compresión a consecuencia del calor creciente, compensándose esas fuerzas en parte.

En cambio, un hormigón puesto en otoño desarrolla los esfuerzos de tracción causados por la retracción y esfuerzos de tracción debidos al progresivo enfriamiento, sumándose ambas fuerzas.

En piezas prefabricadas el comportamiento es parecido pues, aunque hayan sido endurecidas por tratamiento al vapor, sigue habiendo retracción después del montaje.

El resultado de estos movimientos es que los paños de fábrica de ladrillo colocados entre elementos horizontales y verticales de estructura, acusan deterioros y roturas al estar sujetos a fuerzas de compresión.

El fenómeno es más evidente en sentido vertical, con pandeos del cerramiento y roturas en los bordes, aunque también se pueden producir abombados en sentido horizontal.

Una de las causas que contribuyen a estos deterioros es la colocación del cerramiento demasiado ajustado y retacado entre los elementos de hormigón, pero no es la más importante y decisiva.

Donde realmente tiene su origen es en la dilatación por efecto de la humedad de puesta en obra, si se emplea ladrillo cerámico, del propio cerramiento, y en la retracción del hormigón.

El ritmo rápido con el que actualmente se lleva a cabo la construcción de los edificios posibilitan el que antes de que la estructura haya sufrido toda su retracción y se haya asentado, estén ya los cerramientos colocados.

En este aspecto es importante el tiempo transcurrido entre la construcción de una parte de la estructura y la colocación del cerramiento, pues el peligro de daño aumenta si se rebaja este intervalo de tiempo, y es mayor si el ladrillo tiene un alto coeficiente de dilatación, irreversible por humedad.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Lesiones En Cerramiento De Ladrillo”

Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura

Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura

Tanto para soportar su propio peso, como para absorber los diversos esfuerzos a que se ve sometido un edificio, las fábricas de ladrillo ha de trabajar conjuntamente con otros elementos estructurales, fundamentalmente forjados y cubiertas.

Estos ofrecen diferentes reacciones de respuesta ante los agentes habituales (lluvia, variaciones de temperatura, viento, sobrecargas accidentales), produciéndose movimientos que son de diferente naturaleza y magnitud en unos elementos estructurales que en otros.

Estos fenómenos producen una interacción mutua entre la fábrica de ladrillo y el resto de la estructura.

  • Unas veces la propia fábrica es la causante de estados patológicos en otros elementos.
  • Otras veces es a la inversa, es decir, que el lienzo de ladrillo acusa los movimientos originados en otro elemento estructural distinto.

Como este último caso es el más frecuente, las fisuras y lesiones observadas en los paños de ladrillo son un excelente medio para comenzar un estudio de los síntomas, con independencia de que su origen esté en otro elemento distinto de la estructura.

Por esta razón habrá que considerar tanto los muros de carga como los cerramientos

Las fábricas de ladrillo en función estructural

De las dos formas de trabajo consideradas para los paramentos de ladrillo (muro de carga o cerramiento), la primera de ellas lo es normalmente en combinación con tres tipos de forjados o cubiertas, atendiendo al material empleado para éstos últimos, como son:

  • Ladrillo con madera
  • Ladrillo con hierro
  • Ladrillo con hormigón

El trabajo asignado de forma primordial a los muros de fábrica, dispuestos como paños verticales, es el de soportar cargas para para transmitirlas a los cimientos.

Esto solo de por sí no impiden que sean sensibles a los esfuerzos laterales debidos a empujes, dilataciones y viento, en los que puede tener una parte activa en el diseño y la ejecución de esos elementos de hierro, madera y hormigón.

–> Interesante articulo sobre Patología de Fábrica de Ladrillo

En efecto, los movimientos de los forjados o cubiertas, debido a variaciones térmicas, pueden arruinar los muros, si éstos no reúnen características apropiadas para absorber dichos movimientos.

Igualmente pueden originarse lesiones con estructuras de madera podridas por la humedad donde la propia humedad puede transmitirse a los muros, iniciándose un proceso de debilitamiento progresivo.

Estas interacciones en conjunto serán las que dan origen a una parte de los casos patológicos.

La fábrica de ladrillo como cerramiento

Desprovista de su función de soportar cargas, la fábrica de ladrillo se emplea de forma habitual como cerramiento de estructura de hormigón o acero con una patología propia debida a esta forma de construcción.

  • En unos casos el paño de ladrillo detecta y acusa movimientos del entramado resistente
  • En otros casos es el propio paño el que sufre lesiones debidas a movimientos que son coartados por los elementos constructivos de la estructura.

Dicho de otro modo, se agrietan a causa de que los soportes o vigas de la estructura les impiden moverse con libertad.

En el primer caso, cuando una fisura en un cerramiento es un aviso de lesiones en la estructura, nos encontramos con una situación que tiene cierta trascendencia.

En el segundo caso, las lesiones son casi siempre de poca importancia, pero merecen detallarse por la frecuencia con que se presentan.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Interacciones De Fábricas De Ladrillo Y Otros Tipos De Estructura”

El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural

El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural

El uso del ladrillo como estructura básica de un edificio es cada vez más restringido.

Ya prácticamente ninguna construcción de dimensiones medias se lleva a cabo en la actualidad con estos procedimientos, quedando limitados a edificaciones de pequeño volumen o elementos de una cierta singularidad arquitectónica.

Sin embargo, subsisten un considerable número de edificios con estructura de fábrica de ladrillo, o fábrica mixta de ladrillo y otros materiales.

Estos son el centro de atención en el estudio de las patologías de este tipo de fábricas.

En realidad, las situaciones patológicas no se presentan únicamente en edificios de una cierta antigüedad, que son las que normalmente llaman más la atención, sino también en los de reciente construcción.

Para delimitar el campo de exposición se considera la fábrica de ladrillo bajo una tipología estructural básica:

  • El lienzo vertical-plano o curvo, es decir, el muro resistente, ya que en este elemento constructivo es donde se manifiesta de forma más notoria la patología de las edificaciones de esta naturaleza.

Por extensión, se considera en este estudio los lienzos de ladrillo embebidos en otra estructura-hormigón o acero y utilizados como cerramientos, que presentan en determinados casos una patología propia de ellos.

  • La otra forma en que se encuentra la fábrica de ladrillo como estructura es en las bóvedas y cúpulas, donde los problemas más habituales son la producción de empujes sobre los elementos que la sustentan.

En cuanto a la naturaleza del ladrillo empleado en la ejecución de la fábrica, se tomará en consideración tanto el ladrillo cerámico de arcilla cocida como el ladrillo silíceo-calcáreo, con una mención breve sobre los muros hechos con bloques de hormigón prefabricados.

El ladrillo de arcilla, además de ser el más utilizado, es el que presenta una mayor variedad de problemas debido a sus diferentes modos de puesta en obra.

Por su parte, el ladrillo de sílice y los bloques de hormigón tienen una serie de determinados problemas comunes, de ahí la inclusión en este estudio de los bloques de hormigón, que originan situaciones patológicas propias, derivadas fundamentalmente de los fenómenos de retracción.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“El Uso Del Ladrillo Como Elemento Estructural”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR