Aspectos Sobre Patología De La Fábrica de Ladrillo

Aspectos Sobre Patología De La Fábrica de Ladrillo

El estudio en patología de la edificación sabe que, en muchos casos, el establecer la sintomatología de una edificación enferma no es tarea fácil y puede llegar a costitir una autentica labor de rastreo.

Por ello las fábricas son tenidas como aliadas nuestras en el sentido que son muy sensibles y expresivas. Nos avisan no solo de sus propios defectos sino de las deformaciones y anomalías que pueden estar ocurriendo en la estructura que reviste.

En muchas ocasiones, no tenemos conocimiento de la existencia de la lesión hasta que ella encuentra un avanzado grado de deterioro, siendo entonces más difícil y costosa nuestra actuación.

El elemento deteriorado está profundo, la causa está posiblemente aún más lejos, pero la fábrica suele ser la primera que nos dice de la existencia de la situación patológica. En muchos casos la fábrica como elemento fisurable, es a nuestra ciencia, lo que la fiebre es a la medicina.

Sintomatología de las fábricas de ladrillos

Los signos mediante los cuales las fábricas nos manifiestan la existencia de una situación patológica que, en la mayoría de los casos, no hacen sino padecer las consecuencias de una causa exterior a ellas mismas, suelen ser:

– Grietas

– Fisuras

– Desconchados y reventones

– Aplastamientos

– Decoloraciones y eflorescencias

– Disgregaciones

– Erosiones

– Envejecimiento

– Descuelgue y abombamiento de los revestimientos

De estas causas la fisuración es el síntoma principal y quizás el primero que tratamos de encontrar en cuanto que nos acercamos a ellas con el fin de elaborar nuestro chequeo.

El grado de adherencia de los morteros a las piezas sólidas de las fábricas es tan variable y frecuentemente tan pobre, que la fisura en ella recorre un camino sinuoso dibujando perfectamente escalonamientos que responden a aristas de estas piezas sólidas.

La adherencia del mortero al ladrillo es función de muchas variables, unas perfectamente claras y otras menos claras, como pueden ser:

– Calidad del mortero, a través de sus componentes y proporciones de los mismos.

– Aditivos, tipo, calidad y proporción.

– Superficie del ladrillo o plaqueta en función de su densidad y porosidad.

– Grado de humedad del ladrillo en el momento en que se une o recibe al mortero.

Un ladrillo que está muy seco en ese momento, retira del mortero tanta agua que puede hacer que éste se quede en su superficie de contacto sin la imprescindible para ejercer su acción ligante, dotándolo de una gran facilidad a la disgregación y sin posibilidad de adherencia.

Un ladrillo excesivamente mojado, puede incorporar suficiente agua a la película superficial de mortero como para empobrecer su relación agua/cemento, retrasar el fraguado, dejar sin posibilidad de entrada en sus poros la pasta de cemento y por todo ello, empobrecer la adherencia.

–> Esta posible pobre adherencia unida a la facilidad de variación dimensional (dilatación) de las piezas cerámicas por acción de variaciones térmicas y, consecuentemente introducción de esfuerzos rasantes en la interfase mortero/ladrillo, explican este dibujo a que nos hemos referido antes con que se dibujan las fisuras en las fábricas.

–> Esta falta de adherencia se hace más notable en las llagas o juntas verticales, donde o existe una presión vertical impuesta por el propio peso de la fábrica y donde el agua del mortero se desplaza por chorreo en gravedad hacia el tendel.

He dedicado a la fisuración estas líneas por entender que eran lo suficientemente importante como para hacerlo y porque son ajenas a las propias causas que pueden producir las lesiones, dentro de la patología de la fábrica de ladrillo.

Para el resto de los síntomas serán expuestos a partir de los próximos artículos…

Causas que producen las lesiones en las fábricas

Podemos decir que empieza aquí la línea o parte central de nuestro trabajo.

Las causas que producen las lesiones en las obras de fábricas pueden ser, generalmente de tipo mecánico, físico, químico, e incluso encontramos algunos ataques de tipo biológico.

Dentro del primer grupo, donde encontramos un gran abanico de causas, hay que hacer una inmediata diferenciación entre fábricas portantes o resistentes, autoportantes y obras o elementos de obra de fábrica que no tienen ninguna función resistente.

Las razones u orígenes de las causas pueden encontrarse en su propia forma de trabajo o pueden hallarse en otros elementos cuyos comportamientos introducen deformaciones superiores a las que pueden absorber la fábrica.

En ese sentido, tenemos casos claros de tabiquerías rotas por deformación de una estructura de elementos lineales, flechas excesivas en forjado, fallos en el plano de apoyo de la cimentación, etc.

Por ello tendré en cuenta las lesiones partiendo de la función del elemento, capacidad del mismo frente a las solicitaciones y origen de la causa.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Aspectos Sobre Patología De La Fábrica de Ladrillo”

Juntas De Dilatación En Las Fábricas De Ladrillos

Juntas De Dilatación En Las Fábricas De Ladrillos

Algunas nociones sobre las juntas de dilatación

Las juntas de dilatación se suelen dejar entre elementos constructivos con el objeto de consentir los movimientos de dilatación y contracción producidas por efectos térmicos. En este artículo haré referencia a las juntas de dilatación en las fábricas de ladrillo.

–> Con el fin de evitar en lo posible las lesiones que pueden derivarse de los movimientos longitudinales de las fábricas, impuestas por las acciones reológicas (retracción de los morteros, dilatación térmica, entumecimiento, etc.), éstas han de partirse o dividirse en zonas por medio de juntas de dilatación.

–> La distancia máxima a la cual han de situar estas juntas oscilará entre los 30 y los 40 metros, en función del tipo de mortero y de la zona climática de enclave de la edificación.

–> La variable de la dilatación de arcilla está dada como una constante modificada por el mortero y el clima. La distancia a la que nos hemos referido entre juntas de dilatación, se acercará la límite mayor en el caso de morteros flojos, pues por más elásticos dejan mayor libertad al ladrillo y a su vez corresponde ésta a los ambientes más estables o templados.

–> La menor distancia corresponde a los morteros más fuertes y a los climas más extremos y variables.

–> Las distancias o cifras antes citadas son recomendaciones según las normas vigentes pero en la práctica, recomiendan valores más bajos. Para el caso de las fábricas de ladrillo es conveniente marcar estos límites entre 25 y 30 metros.

–> En el caso de cercas de fábricas o muretes o elementos de cierres sin cubrir, estas juntas deben reducirse a la mitad de las distancias recomendadas.

–> La forma de estas juntas pueden ser normales al paramento (caso de cercas) o a media madera. En las situaciones en que se requiera estanqueidad frente a los agentes climáticos, éstas habrán de sellarse en toda su longitud con una masilla elástica-asfáltica (tiocol, butilo, etc.).

–> Las juntas de dilatación se deben situar en los quiebros de los edificios, a fin de recuperar una simetría geométrica y mecánica para así dotar a la edificación de un mejor comportamiento antisísmico.

–> El ancho de estas juntas debe quedar fijado por el cálculo, pero a nivel de recomendación práctica, debe oscilar entre un centímetro y medio y dos.

Otros tipos de juntas en las fábricas de ladrillo

Vamos a ver algunos tipos de juntas en las fábricas de ladrillo en función de su estado.

# Junta enrasada. Cuando el mortero asoma y no sobrepasa el plano del paramento.

# Matada superior. Bisel cuyo borde superior queda rehundido.

# Matada inferiormente. Bisel cuyo borde inferior queda rehundido (no es buena solución).

# Rehundida normal. El mortero queda en un plano paralelo e interior al del paramento.

# Rehundida a la media caña. El mortero forma un vaciado teórico.

# Salediza. El mortero presenta una almohadilla dejando el ladrillo en bajo relieva.

# Retundida. Se dice de la rehundida normal cuando ésta se deja más profunda para llenarla más tarde con otro tipo de mortero, normalmente de cal, para mejorar el aspecto estético y antihumedad de la fábrica.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Juntas De Dilatación En Las Fábricas De Ladrillos”

El Mortero En Las Fábricas De Ladrillos

El Mortero En Las Fábricas De Ladrillos

Debe entenderse el mortero en las fábricas de ladrillos como el aglomerante que sirve de unión o elemento de agarre de los ladrillos que las constituyen.

El mortero debe quedar especificado por su dosificación, plasticidad y resistencia.

Mortero en las fábricas de ladrillo que usamos en la práctica:

– Mortero de cemento (cemento y arena).

– Mortero bastardo (cemento, cal y arena).

– Pasta de cal (cal y arena).

– Pasta o mortero de yeso.

La plasticidad de los morteros juega un papel fundamental en el comportamiento de las fábricas y en los aspectos de su patología.

Digamos que la plasticidad de los morteros es función del porcentaje de cal y de finos en la arena. En un mortero bastardo este porcentaje debe moverse en torno al 18% y e un mortero de cemento en torno al 15%.

1.- Morteros de cemento

Tipos de mortero con sus dosificaciones:

M8…………… 1:12 (cemento: arena); resistencia: 8kg/cm2

M10…………. 1:10 (cemento: arena); resistencia: 10kg/cm2

M20…………. 1:8 (cemento: arena); resistencia: 8kg/cm2

M40…………. 1:6 (cemento: arena); resistencia: 40kg/cm2

M80…………. 1:4 (cemento: arena); resistencia: 80kg/cm2

M160……….. 1:3 (cemento: arena); resistencia: 160kg/cm2

Recomendaciones de uso

Los morteros M8, M10 y M20 son morteros flojos (plásticos) y se utilizan para agarre de elementos que pueden tener movimiento o facilidad de adaptación a posibles deformaciones (tejas, coronación de tabiquerías, etc.).

–> El M40 es el mortero de albañilería, para el recibido de ladrillos.

–> El M80 es un mortero resistente, para enfoscados, agarre en las fábricas, ladrillos macizos, etc.

–> El M160 es un mortero con demasiada retracción, no debe emplearse si no se va a ejecutar posteriormente un bruñido (enfoscados para bruñir, en arquetas, tanques, etc.).

Habrá que tener en cuenta que:

– En ningún caso el mortero usado en la fábrica de ladrillo debe tener resistencia menor a la mitad de la resistencia del ladrillo al que se une o agarra.

– La resistencia del mortero depende mucho del tipo de arena que se utilice, siendo los más resistentes los que se fabrican con arena de río, le siguen en este aspecto los fabricados con arena de miga y son los menos resistentes los que se obtienen con arena de mina.

– El tamaño máximo en la arena debe quedar limitado por un tercio del ancho del tendel de la fábrica.

– La granulometría de una arena para ser usada en morteros debe ser continua, no monogranular y sin ausencia de finos.

– El mortero usado debe responder a las siguientes pruebas: asiento en cono 17+/- 2 cms.; escurrimiento en mesa de sacudida 118+/- 7 cms.

2.- Morteros de cal y cemento (mortero bastardo)

La cal empleada en los morteros puede ser de dos clases y éstas a su vez pueden encontrar a distintos tipos o categorías.

-Las cales aéreas (tipos I y II). Endurecen únicamente al aire. Son cal viva en terrón, apagadas en balsa en la relación 2:1 (agua/cal) y se dejan reposar durante dos semanas. Más tarde se tamizan y se envasan en sacos o barriles.

-Las cales hidráulicas (tipos I, II, III). Son capaces de endurecer al aire y bajo el agua.

La designación de los morteros es la siguiente:

Cal aérea:

M10………. 1:2:12 (cemento/cal/arena); resistencia 10kg/cm2

M20………. 1:2:10 (cemento/cal/arena); resistencia 20kg/cm2

M40………. 1:1:7 (cemento/cal/arena); resistencia 40kg/cm2

M80………. 2:1:8 (cemento/cal/arena); resistencia 80kg/cm2

Cal hidráulica:

M20………. 1:3 (cal/arena); resistencia 20kg/cm2

El cemento utilizado en los morteros, tanto en morteros de cemento como en los de cal y cemento, deben ser el P-250 y no los de categorías superiores, dado que el problema principal de los morteros son las retracciones.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“El Mortero En Las Fábricas De Ladrillos”

Propiedades De Los Ladrillos En La Construcción

Propiedades De Los Ladrillos En La Construcción

En el anterior artículo vimos algunos conceptos generales del ladrillo en la construcción relacionados con las dimensiones, resistencia,…En esta ocasión voy a continuar con ciertas propiedades de los ladrillos en la construcción que son importantes y que hay que tener en cuenta

Otras propiedades de los ladrillos en la construcción

P1.- Tolerancias dimensionales

Dado que en la práctica es poco probable que los fabricantes se ajusten a las dimensiones nominales especificadas en norma, se dará la tolerancia admisible en más o en menos referida al tamaño medio aceptado como muestra o patrón.

Esta tolerancia está dada respecto a la mayor dimensión y es función d ela calidad de ladrillo solicitada:

Calidad 1 ………………… +/- 2,5 mm

Calidad 2 ……………….. +/- 4,0 mm

Calidad 3 ……………….. +/-5,0 mm

P2.- Tolerancia de alabeos

La flecha en el centro o extremo de una arista o diagonal de cualquier cara del ladrillo no superará a los valores siguientes:

Calidad 1 ……………….. 2 mm

Calidad 2 ……………….. 3 mm

Calidad 3 ………………… 5 mm

P3.- Absorción, succión y heladicidad.

Los ensayos para determinar los coeficientes de absorción, succión y heladicidad, son complejos o al menos largos de describir en este momento. Diré que los distintos coeficientes se obtienen por diferencia de peso entre el ladrillo seco y saturado referido al peso seco.

– Se define la absorción como la capacidad de apropiación de agua por inmersión total en largo período de tiempo (una hora).

Succión es la capacidad de apropiación de agua por inmersión de la base (soga/tizón) hasta un nivel de 3 mm por encima de dicha cara de apoyo, durante corto período de tiempo (un minuto).

Heladicidad es la capacidad de mantener resistencia en los períodos de hielo y deshielo a que se refiere el ensayo y que se definen en UNE 7062.

La succión podemos entenderla como la acción capilar y podemos definir este concepto como la capacidad de absorción de agua por emersión de un material.

Esta atracción de agua de dicho material, parcialmente sumergido en la misma a fin de humedecer de él la parte que emerge del líquido, suele establecerse por medio de un ensayo de succión mediante el cual conocemos el valor específico de sus fuerzas capilares. La succión se mide como cantidad de agua absorbida en la unidad de tiempo.

–> Este ensayo suele realizarse de la forma siguiente:

# Se deseca el material al aire natural (libre), expuesto durante 20 días al viento seco el invierno o por exposición abierta durante el mismo espacio de tiempo en verano. En cualquier caso protegido de la intemperie.

# Sobre el material o el ladrillo así desecado se va depositando agua potable a temperatura ambiente, gota a gota, mediante pipeta y en fracciones de 0,5 cm3.

# Con la ayuda de un cronómetro se mide el tiempo, en segundos, empleado por el material en absorber el agua anteriormente depositada.

# El final de la absorción del agua por el material se conoce por la desaparición del aspecto brillante de la superficie mojada.

# Se considera que un material no tiene acción capilar activa cuando una gota e agua no es absorbida en un tiempo inferior a 3.600 segundos.

# Asimismo la duración del ensayo se fija en una hora, ya que un tiempo superior falsea los resultados, debido a la influencia e oras variables o efectos como por ejemplo la velocidad de evaporación del agua y del material, la menor succión por saturación, etc.

# Es evidente que para obtener resultados más homogéneos y fiables, deberían fijarse condiciones ambientales más precisas como son la temperatura efectiva corregida, de la cual depende grandemente la velocidad de evaporación antes citada, la concentración de vapor del ambiente (humedad relativa, que influye en la presión de succión, etc.).

# En cualquier caso, el agua absorbida será la diferencia entre el agua depositada sobre el material, y el agua perdida por absorción. Esta última se cuantifica con al ayuda de un material no absorbente (vidrio, metal, etc.).

–> Otra manera de hacer el ensayo…

Es por inmersión de la base y consiste en reproducir en laboratorio le comportamiento de lo que sucede a los muros en su estado natural. Para ello:

# Se dispondrá para el ensayo de dos cubetas de idénticas características, colocando a ambas igual cantidad de agua.

# En una se colocará la probeta suspendida de un mecanismo puente, de forma que dicha probeta permanezca sin apoyar su base en la cubeta, un cuando la muestra ha de mantenerse inmersa durante todo el período de tiempo de la duración del ensayo.

# La otra cubeta tiene como finalidad corregir el error que pudiera introducir en el ensayo, la variable de evaporación del agua.

Mediante la experimentación que estamos describiendo, se trata de controlar las variables siguientes:

a) Gramos de agua absorbidos por el elemento ensayado en la unidad de tiempo, por unidad de superficie en contacto con el líquido.

b) Absorción de agua por la muestra expresada en tanto por ciento, en volumen o peso.

c) Distribución del grado de humedad en función de la altura de cada punto de la muestra respecto a la base de la misma.

P4.- Ensayo bajo presión.

Este ensayo puede ser realizado de diversas formas.

a.-El más común es el de construir un muro modelo (paño de fábrica) y someterlo a un riesgo que simule una lluvia, e impulsar este riesgo mediante un potente ventilador, a forma de agua-viento.

En este ensayo se controla el tiempo que tarda en aparecer una densidad fijada de manchas de agua en la cara posterior, a la vez que se puede sacar un testigo y medir el agua absorbida.

El ensayo aquí expuesto es eficaz desde el punto de establecer las condiciones apriorísticas con que ha de construirse un muro que proyectamos.

Desde el punto de vista de la patología es mucho más eficaz este otro ensayo…

b.- A fin de establecer la penetración de agua en los muros por acción del azote de lluvia con presión, se coloca un tubo manométrico, transparente, generalmente de vidrio, que se entesta a la superficie mediante una sustancia plástica no absorbente de agua (parafina), de forma que la sección del tubo queda íntimamente unida y comunicada con la cara del elemento a ensayar y si posibilidad de pérdida de agua por dicha unión.

xBlue En los ensayos de este tipo realizados por el Departamento de E.T.S de Arquitectura e Sevilla, se utiliza un tubo de vidrio graduado en milímetros, con graduación 0 cm en la parte superior y 12 cm coincidente con el eje del tramo horizontal.

xBlue El diámetro del tubo es constante y proporciona un área de 1 cm2. Se une el tubo al parámetro mediante una sustancia orgánica adherente, no absorbente (plastilina) y se fija con grapa niveladora que le mantiene sujeto y vertical.

xBlue Se llena de agua alcanzando esta columna la graduación 0 cm.

xBlue En estas condiciones tenemos una presión de 120 kg/cm2 sobre el parámetro que equivale, a partir de la fórmula J.E.Emswiller, a una velocidad de viento de 157 km/hora.

xBlue En el ensayo se controla el descenso de la columna, efectuando lecturas periódicas a fin de conocer no solo la cantidad de agua que penetra, sino de controlar también la velocidad a que esto sucede.

xBlue El agua lleva incorporado un colorante de naranja de metilo (cuatro gotas) para facilitar la lectura del descenso de la columna.

xBlue El ensayo no es conveniente ni necesario prolongarlo más allá de 20 ó 30 minutos, ya que el agua que penetra se reparte por el interior, habiendo que aparezcan variables difíciles de controlar como son el equilibrio por saturación, la acción capilar, la acción variable del viento, etc. Y que modifican las condiciones iniciales, aunque esto es una situación real.

Los resultados de estos ensayos son indicativos pero de un interés bastante considerable, ya que en estos casos no se necesita un dato preciso tanto como un dato indicativo de la poca o mucha permeabilidad del paramento.

P5.- Efloricidad

Es la capacidad de producir manchas en sus caras por expulsión de sus sales solubles. No solo afecta a la estética de las fábricas de labor vista, sino también a las que están revestidas, pues deterioran los enfoscados y las pinturas, donde terminan aflorando.

La consecuencia es que los morteros disminuyen su adherencia sobre la fábrica de ladrillo, que ya presentan eflorescencia antes de que se revistan.

Antonio Fernández
“EDEFER Ingeniería Constructora S.L.”
“Propiedades De Los Ladrillos En La Construcción”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.     ACEPTAR